La importancia de la marina seca

Dejar al aire libre una embarcación puede reducir la vida útil de esta: las inclemencias del tiempo, los agentes corrosivos, el desgaste del agua… afectan sobremanera a un barco. Por ello, recurrir a la marina seca es beneficioso para mantener en buenas condiciones cualquier navío.

La marina seca es una instalación fija o desmontable que se utiliza para almacenar embarcaciones en tierra. Puede tratarse de una estructura hecha de metal o un emplazamiento habilitado para que se desarrollen las diferentes actividades de conservación de un barco.

Entre los principales servicios que suelen llevarse a cabo en una marina seca destacan la recogida y puesta en agua, por medios mecánicos, de una embarcación y las operaciones de mantenimiento que se realizan en las instalaciones.

También, la marina seca permite al propietario del barco librarse del mantenimiento anual que requiere cualquier navío. Así, la embarcación se mantiene en buen estado sin necesidad de estar continuamente pendiente de ella.

Además, recurrir a este tipo de servicios facilita que en cualquier momento el navío pueda ser reparado. Por ejemplo, si el barco necesita una capa de pintura o si es necesario que se confeccionen las velas y el textil náutico, en las instalaciones podrá restaurarse sin ningún problema.

Por otra parte, el papel de la seguridad también es muy importante, ya que el barco estará vigilado por los trabajadores y estará resguardado en las instalaciones todo el tiempo.

Por supuesto, gracias a los servicios que ofrece la marina seca, la embarcación está disponible en cualquier momento. Sólo es necesario una llamada a Náutica Antonio para que el barco vuelva a estar en el mar a punto para una nueva travesía marítima. Nuestra empresa se encargará de la marina seca y se asegurará de que todas estas tareas se cumplan de la mejor manera.

Dejar un comentario